martes, 31 de marzo de 2020

Reseña: El hoyo (2019) | Axl Joke

 Película completamente recomendable.

«No llame a los de abajo.
—¿Por qué?
—Porque están abajo.
Los de arriba no le contestarán.
—¿Por qué?
—Porque están arriba. Obvio.»

Nos servimos muchas veces de la ciencia ficción para crear los escenarios más extremos donde poner a prueba la humanidad misma.

El hoyo, o Centro Vertical de Autogestión, como prefieren llamarlo algunos, es una especie de prisión dividida en niveles donde los de arriba tienen poder sobre los de abajo por medio de la comida. La comida va descendiendo desde el nivel uno hasta los más de 200 niveles existentes, dando la oportunidad de comer lo que apetezcan a los de niveles superiores al mismo tiempo que no llega nada a los niveles inferiores. Dato: cada mes cambiará el nivel donde se encuentran cada uno de los internos. Algunas veces se puede estar muy arriba, otras muy abajo; ¿estamos seguros que esto es ciencia ficción?

sábado, 28 de marzo de 2020

El pantano de los peces esqueleto | Édgar Omar Avilés

(Fragmento).

«La lluvia es triste porque nos recuerda cuando fuimos peces.»
—Ramón Gómez de la Serna.

El ritmo de mi cojera es parte de la tétrica orquesta de pasos que luchan por llegar pronto a casa. En el cielo, brillan lágrimas. Huele a miedo (a cloroformo y pólvora). Para darme valor silbo "La Balada de las Balas con Alas de Hada", la canción que oigo en mi cabeza desde niña... Cuánto me hubiera gustado dedicarme a la música en vez de estudiar la licenciatura en cajera de Wal-Mart.

En la banqueta, un perro sarnoso me recuerda que me gustaría mucho tener algo peludo y calientito para abrazar, y que me quisiera, pero la alergia me lo prohíbe con su salpullido y fiebre. El perro se refugia bajo un automóvil que, como él, también tiene la carrocería descascarada. Sonrío al recordar que la noche pasada soñé con un perro que llegaba a la puerta del apartamento, era lanudo, chaparro y gris, una cruza no muy buena de cocker y maltés. Le daba pasitas con chocolate y lo bautizaba con el nombre de Psicopompo.

sábado, 7 de marzo de 2020

Los hombres de blanco | Federico Rivolta

No quedaba nada en este mundo para Carlos. El mundo estaba muerto para él.

El reloj sonó a la misma hora de todos los días. La pequeña habitación, gris y desordenada, fue cómplice de su oscuro amanecer, de un despertar sin despertar, de su seguir soñando de pie pero sin soñar.

El tren lo llevó al trabajo, pero solo transportó su cuerpo, el resto de Carlos ya no viajaba en tren.

Sus compañeros de oficina no hablaban su idioma; para comunicarse con ellos utilizaba el dialecto universal. Más de una vez pensó en decirles que se sentía mal, pero no lo habrían comprendido porque esas palabras no aparecen en el pobre diccionario del dialecto universal. Pero era demasiado tarde para palabras nuevas porque Carlos ya no se sentía mal, porque Carlos ya no se sentía.

martes, 3 de marzo de 2020

¿A quién diablos le importa un ángel? | Axl Joke

Han sido meses especialmente terribles en cuestión de seguridad en el país, especialmente para las mujeres cuyos casos no dejan indiferentes ya a la población. Una "desaparición" de una mujer antes podría pasar desapercibido como una más; ahora, hay una voz en cada una de las mujeres que se manifiesta ante tales actos de salvajismo llegando a hacer los casos virales hasta el conocimiento nacional.

© Literatinos
Maira Gall