martes, 31 de marzo de 2020

Reseña: El Hoyo (2019)

«No llame a los de abajo.
—¿Por qué?
—Porque están abajo.
Los de arriba no le contestarán.
—¿Por qué?
—Porque están arriba. Obvio.»
Nos servimos muchas veces de la ciencia ficción para crear los escenarios más extremos donde poner a prueba la humanidad misma.
El hoyo, o Centro Vertical de Autogestión, como prefieren llamarlo algunos, es una especie de prisión dividida en niveles donde los de arriba tienen poder sobre los de abajo por medio de la comida. La comida va descendiendo desde el nivel uno hasta los más de 200 niveles existentes, dando la oportunidad de comer lo que apetezcan a los de niveles superiores al mismo tiempo que no llega nada a los niveles inferiores. Dato: cada mes cambiará el nivel donde se encuentran cada uno de los internos. Algunas veces se puede estar muy arriba, otras muy abajo; ¿estamos seguros que esto es ciencia ficción?

sábado, 28 de marzo de 2020

El pantano de los peces esqueleto

(Fragmento).

«La lluvia es triste porque nos recuerda cuando fuimos peces.»
—Ramón Gómez de la Serna.
El ritmo de mi cojera es parte de la tétrica orquesta de pasos que luchan por llegar pronto a casa. En el cielo, brillan lágrimas. Huele a miedo (a cloroformo y pólvora). Para darme valor silbo "La Balada de las Balas con Alas de Hada", la canción que oigo en mi cabeza desde niña... Cuánto me hubiera gustado dedicarme a la música en vez de estudiar la licenciatura en cajera de Wal-Mart.

sábado, 7 de marzo de 2020

Los hombres de blanco



No quedaba nada en este mundo para Carlos. El mundo estaba muerto para él.

El reloj sonó a la misma hora de todos los días. La pequeña habitación, gris y desordenada, fue cómplice de su oscuro amanecer, de un despertar sin despertar, de su seguir soñando de pie pero sin soñar.

El tren lo llevó al trabajo, pero solo transportó su cuerpo, el resto de Carlos ya no viajaba en tren.

martes, 3 de marzo de 2020

¿A quién diablos le importa un ángel?

A Nicole C., un abrazo.

Portadoras de un mensaje espiritual del pasado, las obras monumentales de cada pueblo son actualmente testimonio vivo de sus tradiciones seculares. La Humanidad, que cada día toma conciencia de la unidad de los valores humanos, las considera como un patrimonio común y, pensando en las generaciones futuras, se reconoce solidariamente responsable de su conservación.
Prólogo de la Carta Internacional sobre la Conservación y Restauración de Monumentos y Sitios (Carta de Venecia, 1964).

En la Ciudad de México, existe un ángel. Un monumento inaugurado en 1910 dentro de la conmemoración del cententenario de la independencia de México. Es un ícono cultural donde multitudes se han reunido a través de su historia por dos razones principalmente: una es festejar, cuando gana un partido 'importante' La Selección, por ejemplo; y la otra es protestar, manifestar el descontento de minorías o, mejor dicho, de minorías de personas representando la lucha de problemas que nos atañen a todos.

Últimamente, agotando recursos, las feministas han optado por manifestarse también en este monumento. Sin embargo, lejos de mostrar la realidad, los medios de desinformación masiva que cubren los eventos han concentrado la atención en titulares como «Feministas vandalizan otra vez el Ángel de la Independencia» y, haciendo un esfuerzo, describen los daños al pedazo de piedra. Nunca he visto una noticia donde claramente se tomen en cuenta las exigencias de una mujer feminista. Se puede obviar que quieren más seguridad, porque la realidad que viven hoy en día las mujeres en el país es de terror.
© Literatinos
Maira Gall