martes, 12 de enero de 2021

Así se siente existir | Ale Montero

Desperté en un lugar oscuro, estrecho e incómodo. Sudaba incesantemente. ¿Estaba en el útero? Si no era así, deseaba estarlo. Palpé la áspera opacidad rodeándome. Un increíble terror se apoderó de mi cuerpo. Chispas recorrían cada milímetro de mi espasmódica piel.

—Hasta aquí llegué —pensé—. Por primera vez nadie está conmigo. Entonces… así se siente el abandono. Siempre lo imaginé, pero nunca lo viví en carne propia. ¿Qué voy a hacer?

Mi perspectiva acerca de la vida se modificó drásticamente. Ya nadie me rescataría. Alguien tenía que salvarme. Siempre pensé que existir era un sinsentido; sin embargo, experimentar la verdad de esa idea me hacía buscar irremediablemente algún pensamiento del cual sostenerme para que mi consciencia no se resquebrajara. Sentí una incontenible amargura al conocer la realidad: era dolorosa, fría, sin salvadores. Pensé en la afligida existencia de una lombriz, de una cucaracha, de una mantis religiosa, de una mosca: su nacimiento en este mundo letal, impávido e impío en el que nos expulsan sin permiso. Sentí como si una roca gigante se acercase lentamente a mí para destrozarme, o como si fuese una cucaracha sucumbiendo al veneno y esperando paciente su fallecimiento entre angustiosos trémulos. Se apoderó de mí el peso del universo, el precio de tener cuerpo, fibras nerviosas, cerebro, consciencia, la cárcel en la cual residía mi mente. Fantaseé con el suicidio; no obstante, mi destino sería una muerte lenta, desoladora, sofocante, pues no había ninguna herramienta que pudiera liberarme. Me asfixiaba de pavor. Comencé a rasguñar el estrecho lugar. Palpé todo su contorno. Entonces fui consciente del terrible accidente que habían cometido: me encontraba dentro de un ataúd.

Clic en esta imagen para más escritos por la autora en la página.

1995. Lic. en Psicología y psicoterapeuta. Publicó el poemario La locura del poeta. Ha publicado cuentos y poemas en las siguientes revistas: La Testadura, Zompantle, Almicidio, Tabaquería, Elipsis, Iguales revista, Granuja revista, MEUI Revista Cultural, Teresa Magazine, Perro Negro de la Calle y Katabasis. También ha publicado textos en Mar de tinta - edición creativa, en la gaceta número dos del Circuito Independiente de Arte Morelia y en Cuadernos de taller, medio de difusión del taller literario Desierto, mar y letras. Colabora en el proyecto literario El ocaso de las letras.

No hay comentarios.

Publicar un comentario

© Literatinos
Maira Gall